lunes, 24 de agosto de 2009

Un Bandoneón Atravesado

Foto: Google
Vendió su cama, su ipod, sus juguetes, sus trabajos, vendió su batería, su guitarra, su moto y su carro, vendió zapatos, vendió camisetas y bolsos, vendió jeans y pantalones, chaquetas y buzos, vendió todo, metió su piano en un estuche duro, el bandoneón en otro, cogió una maleta donde echó cerca de cinco tandas de ropa distinta, un par de tennis aparte de los que llevaba puestos, compró un tiquete a Buenos Aires y se marchó, dejó atrás su pasado, sus amores, su familia, su carrera.

Luego de tres horas de viaje más o menos, puso los pies en buenos aires, se encontró caminando por las calles, abandonado, con sus instrumentos colgados y su maleta en hombros, encontró el bar con el que había hecho el contacto desde que vivía en Primavera.

Lo recibieron, le dieron las llaves de su apartamento a unas cuatro manzanas de donde quedaba el bar, esa noche tendría su primera presentación, pagado con vino, en dólares y el apartamento para él.

Esa noche, el debut fue esplendoroso, lleno total, le habían dicho que el bar tenía buena fama, pero él no se imaginó cuanta, cantó sus canciones, otras cuantas de Fito, de Charlie, de Spinetta, de Calamaro y otros más, cantó tanto hasta perder la voz, al final de la noche, una buena recompensa.

Luego de tres meses en la ciudad y de haberse ganado un publico, unos pesos y la firma de un contrato con una disquera, a punta de teclas y soplos de bandoneón y unas cuantas letras, pasó algo que no podía creer.

Eran las diez de la noche, entró por la puerta del bar, acompañada de un hombre que la llevaba de la mano, ella al verlo en la tarima tuvo la misma reacción de asombro que él. Sonrió, lo miró a los ojos y él también sonrió.

Tomó el micrófono y pronunció unas palabras, Este recital va dedicado a mi más grande musa, Morita, esto es para vos. La miró, le envió un beso con el aire y se sentó a interpretar sus canciones.

Y si el mar no tiene miedo de a la orilla llegar, Y el pájaro cuando eleva el vuelo no piensa en caer, Si el ciervo se acerca sin miedo al león, Que es lo que impide que estemos vos y yo. Cantaba al unísono el bar y él, ella lo miraba de lejos y seguía mentalmente la letra de las canciones que ya conocía. Pierde el miedo de intentarlo, Porque nada se ha escrito, Ven abrázame sigue soñando, Que yo ahí te seguiré cuidando.

La siguiente, son las iniciales de su nombre, dijo y todo el público saltó, sin necesidad de usar su voz, el bar cantó No imaginé que volvería a pasar, El amor en mi se tuvo que marchar, Ahora vuelve un poco mas grande, Y de mi cabeza no puedo sacarte.

Entre aplausos y gritos, entonó “Lejos”, una canción que le había escrito antes, cuando vivía en su país natal, Caminando te llevo a tu hogar, Luego de un rato te tengo que dejar, Entre lágrimas te veo partir, Desde ese momento comienzo a morir, el coro simplemente le hizo erizar la piel, ella vio brotar una lágrima de sus ojos que bajó por su mejilla, el hombre que la acompañaba se dio cuenta de la conexión que había y empezó a llenarse de ira, Y una hora es demasiado tiempo lejos, Para extrañarte, para pensarte, Y un dia entero pasó muy lejos, Lejos de ti, lejos de mi, Y la semana se va muy lento, Si estoy tan lejos si estoy tan lejos, Lejos de vos.

Luego de cuarenta y cinco minutos de estar dedicando canciones, tomó el bandoneón en sus rodillas, agachó la cabeza, hoy, les mostraré algo nuevo, nadie lo conoce, de hecho aun está sin terminar, pero quiero que escuchen como es, se llama “Engaño”, empezó una melodía melancólica, el aire se iba perdiendo, la letra dejaba sentir todo lo que él pensaba sobre su vida, sobre su relación del pasado, el coro, simplemente diciente: Dile que engaño no es solo besos y sexo, dile que engaño es que me tienes cada noche en tus sueños, dile que engaño es que aun te preocupas por mi, dile que engaño es que mis letras te hacen feliz.

De repente, de la nada, se vio un fulgor, una ráfaga, se escuchó un disparo, el músico paró, no tocó más, el bandoneón entrecortó sus lamentos, un orificio lo atravesaba.

7 comentarios:

Laurita!!! dijo...

aaayyy Juanseee!!!... Esa letra esta super bonita... Que buena presentacion tuvo ese dia el protagonista!!!... Lastima el final... :( ...
FELICITACIONES!!!

Rayuela dijo...

WoWWWWWWWWWWWWWWWWW !!!!!!!!!!!!
Ésto merece una cita:
"Loco,loco,loco/loca ella/loco yo"
Astor Piazzola


MIl besos,genio!

Melissa dijo...

huyyy tremenda JuanSe de veras...
el final..sin palabras...
muy tesa la historia.

vico gonz dijo...

Es una hermosa narración...tengo toda la película en mi cabeza...
Bue-ní-si-ma!!!!!!!!!!

Mai dijo...

Y si el mar no tiene miedo de a la orilla llegar, Y el pájaro cuando eleva el vuelo no piensa en caer, Si el ciervo se acerca sin miedo al león, Que es lo que impide que estemos vos y yo.


Quéeeeeee lindo!
Me encanto el post!

Un beso grande Juanse!

Manu dijo...

Waaaa!!
ME encanta!! como la mayoria de tus escritos ;)

Víctor H. Vélez Echeverri dijo...

ojhhh...sublime...solo sublime.