jueves, 5 de noviembre de 2009

Estrellas en las manos V

A un Fantasma de Estrellas en las manos que quiere mojarse bajo la lluvia...

Tal vez el caminar de un sábado a las once de la noche se ha vuelto tan tradicional en la vida de ambos que en uno como hoy, acompañado por la lluvia que empezó a caer alrededor de hace media hora, vemos por la ventana como cae y amarga todos los planes que teníamos.

Su casa empapada por las gotas que eran de un tamaño increible para ser cierto, pero reales ya que el cielo podría estar desquitandose de tanto tiempo que estuvo sin enviarnos lluvia, por ese calor eterno al que nos tenía condenados.

-Si tan solo no estuviera lloviendo, quien sabe donde estaríamos- dijo.

Yo la miré, le besé el cuello, vi como se erizaba su piel, sonreí y seguí mirando por la ventana.

-¿Y quién dijo que no podíamos salir?- le dije.

-¡Mira ese aguacero!- me increpó ella.

-¿Y qué?, no pues que querías mojarte un día de estos, hagamoslo.

-¿Si? Y después es culpa mía que te enfermes, no, ni riesgos, yo no quiero que vuelvas a enfermarte.

-Relajate.

La tomé de la mano y la invité a pararse, me quité el buso y abrí la puerta.

-¡Ah! ¿Y es que vas a salir sin buso?- me dijo.

-Dios, busqué una novia y me gané una mamá- respondí.

-Maldito- Fue lo único que se atrevió a decir mientras sonreía.

Salí, sentí como las primeras gotas mojaron mi cabello, le extendí la mano derecha, ella miró mi estrella, sonrió.

-¿Estás seguro?, acuerdate que sufres de asma.- dijo ella.

-Como dice Aladdín “¿Confías en mí?”- le dije.

-Si.

-Entonces vamos.

Su mano izquierda, con su estrella dibujada, busco la mía, la impulsé a la calle de un jalón, se acurrucó en si misma al sentir el frío de la lluvia cayendo en sus hombros, me miró, me besó.

-¿En la cancha?-me preguntó

-Si, no es lo que siempre has querido, vamos y nos sentamos en la mitad- le respondí.

Ella alegre sonrió. Ya acá nuestras camisas estaban totalmente mojadas y el cabello de ambos chorreaba a montones, llegamos a la cancha, nos sentamos en la mitad de la cancha, entre besos y abrazos, nos acostamos y empezamos a mirar para el cielo, sintiendo como las gotas caían sobre nosotros sin parar, sin compasión. Los besos fueron cada vez mejores, las estrellas que estaban en las manos y que se habian unido en nuestro caminar, habían dejado nuestras palmas azules porque el agua las había desteñido, paró de llover, y ahí dejamos de mirar por la ventana y de imaginarnos todo, para salir a caminar en esa noche fría como era costumbre los sabados a las once de la noche.

7 comentarios:

luifergarca dijo...

WOW nunca pensé que fuera así; chévere muy!

Laurita!!! dijo...

aaaa no pero seria super que hubiese sido real... Pero imaginarse cosas con la persona que uno quiere es maravilloso... :D
Un abrazo!

Rayuela dijo...

Qué buena resolución la de tu historia!

Las estrellas azules no se borran...

************************************


Mil besos!*

amarilla dijo...

besos en la lluvia XD lo mejor... me gusto mucho

Diaranja dijo...

Coincido con amarilla!
está genial :D

abrazos y un beso juanse !

vico gonz dijo...

Tus historias tienen un "ALGO" especial...Una sencillez conmovedora y el poder de disparar la imaginación más resistente.
Me gustó muuuuuuucho.

Beats dijo...

esta tal vez es la historia que necesitaba oir, justo esta..
muchas gracias por pasearte por mi blog.
yo haré lo mismo con tu espacio
un saludo navegante
beats