lunes, 14 de septiembre de 2009

Estrellas en las manos IV

A un Fantasma de Estrellas En las Manos

Eran las diez de la noche, se sirvió un par de granadillas en un pocillo, mientras yo la miraba, sonrisas salían de nuestras bocas como es casi costumbre cuando estamos juntos, la miraba a ella y luego me miraba al espejo. Me senté en las escalas de su casa y ella fue corriendo a golpearme las manos. No te rasques, te va a hacer daño, dijo. Yo sonreí, bajé mis manos y me quedé ahí sentado.

Ella tomó una cuchara en una mano y el pocillo en la otra y fue a sentarse en el mueble de la sala, yo seguí sentado en las escalas, un muro nos separaba.

-Cuéntame algo- dijo.

-mmm, te contaré un cuento- respondí.

-listo.

-Había una vez. No, había una vez no, no me gusta como empiezan los cuentos con había una vez.

Ella sonrió.

Tomó el celular en sus manos, la llamó, ella respondió.

-¿Qué vas a hacer hoy?- le preguntó él.

-Nada, tengo que hacer cosas de la u. Entonces por eso no nos podemos ver- respondió ella.

-Ah bueno.

Colgó el celular y miró la estrella que lleva en su muñeca derecha, la besó, anhelando que ella sintiera el beso en la mano izquierda donde lleva ella su estrella, sonrió. ¿Será que ya no le gusto? Empezó a preguntarse, ¿será que tiene algo más importante que yo? Pero si ella sabe que conmigo a su lado se puede sentar a estudiar un rato.

Era un domingo cualquiera, donde él anhelaba como cada domingo, estar a su lado, pero saber que ella no podía, ¿no podía o no quería?, le carcomía la cabeza, será que ya no me quiere, será que ya no siente nada por mi, yo creo que ni tiene la estrella hoy en sus manos; miraba el partido de futbol y encontraba en esa monotonía un aburrimiento total, si estuviera ella acá, estaría todo distinto, se dijo.

Cerró los ojos un minuto y sintió como su cuerpo descansaba, pero él no quería descansar, sonó el telefono y él salió corriendo a contestar anhelando que fuera ella, pero no, no fue asi, era para su padre, miró el celular lo tomó en las manos y tecleó el telefono de ella, hundió el botón de marcar, pero ahí mismo colgó ¿Será que ya no le gusto, será que ya no le importo?, ni una llamada, al menos para saber si estoy en casa, pero no, maldita sea, no llama, se dijo y siguió acostado en su cama, dandole giros al celular entre sus dedos.

Pasó el canal que estaba mirando. La vio ahí pero no era ella. Hundió un botón y en el silencio del cambio de canal, escuchó una voz que decía, agacha la cabeza que te golpeas, mientras subía las escaleras de su habitación, era la armonía de su voz, esa que tanto le gusta oír, esa que en todo el día había querido oír.

Ella entró en la habitación, vio las estrellas en la pared pintadas, lo miró a los ojos, se le acercó, se acostó a su lado, lo besó en los labios y le dijo:

-Cásate conmigo.

-Si. Pero ¿Qué haces acá?- respondió él.

-Una sorpresa, además sentí el beso que diste en tu mano y me hizo erizar la piel, entonces dije que quería sentir esos besos en mis labios hoy.

-Fin- le dije.

-Gracias, aunque no me gustó el principio, porque yo no sería capaz de hacerte eso- dijo ella.

-¿Y quien dijo que era para vos?

-Yo, yo lo digo, igual, vos que haces al otro lado de la pared, ven acá y dame un beso, ven acá y dime que quieres que sea tu estrella en el firmamento y en tu muñeca, ven acá y dime que quieres compartir conmigo todos tus días a partir de hoy.

Me paré, crucé la cortina de círculos y llegué a esos labios, esos que había descrito en poemas y canciones, esos que hace mucho estaba anhelando besar.

10 comentarios:

Mercedes dijo...

Por favor, JuanSe, pero qué bonito! El entusiasmo, la ilusión, la fascinación, son sentimientos que se escapan de tu bello relato para clavarse en lo más hondo de nosotros! Ah, y los diálogos me encantan!!

Un abrazo!

Rayuela dijo...

Y sigue progresando,mi Juanse!
Me gusta la estructura de este relato:Un cuento dentro de otro cuento.

Mil besos,hijo!

Anónimo dijo...

Xcelente mono, muy bueno
(:

mai dijo...

Había una vez. No, había una vez no, no me gusta como empiezan los cuentos con había una vez.



Yo me hubiera reído el doble que ella porque a mi tampoco me gustan esos comienzo!


un beso grande Juanse!
Buena semana!

lunaazul dijo...

Ay, Juanse qué bonito!!!el amor, los sueños, los deseos..me encantó.

Un gran beso, querido Juanse.

CROMOSOME dijo...

Wow sonaría demasiado repetitivo, pero tu esencia se deleita cada vez mejor.

El amor, las aspiraciones, temas especiales que en tu relato los haces muy diferentes...

Saludos y abrazos.

Víctor H. Vélez Echeverri dijo...

Hey Juanse...parcero, cada vez me gusta más tu forma de escribir...uno se va acostumbrando a esos estilos particulares y creo que me estás acostumbrando a tu buen estilo...parcero...excelente encontrar gente que escriba y que disfrute esa actividad como vos...como yo...un abrazo...

vico gonz dijo...

Un hermoso cuento "espiralado". Cómo se construye una espiral...de afuera hacia adentro o de adentro hacia afuera?...
Excelente como logras transmitir esa ansiedad de enamorado.
Besos.

Laurita!!! dijo...

Juanse que bonito!!!
Eso esta muy tierno!!!
Juanse de nuevo... FELICITACIONES!

Anónimo dijo...

I like use viagra, but this no good in my life, so viagra no good.