viernes, 30 de enero de 2009

Felicidad

La puerta se abrió, desperté ahí mismo y levanté la mirada, la vi ahí parada al frente de la cama, me miró fijamente a los ojos y se metió en mi cama.

-Hola- me dijiste, luego besaste mis labios.

-Hola, ¿estoy soñando?- te pregunté.

-No, es real, he vuelto.

-Pero ¿por qué después de tanto tiempo?

-Porque me di cuenta de cuanto te amaba. Igual me dijiste siempre que me esperarías.

-Y así lo hice.

-Eso veo, no has hecho nada, no has cambiado nada desde que me fui, no pensé que fuera así y ahora veo que era real eso que decías sentir.

-Siempre fue real, estuve ahí esperándote, no fui capaz nunca de volver a relacionarme con nadie más, solo quería estar contigo.

-Es cierto, pero yo no creí eso.

-Si, por eso te casaste y tuviste hijos y después de tanto tiempo volviste, Incrédula o tal vez con esa necesidad de compañía ahora que te has quedado sola.

-Por Favor, no seas tan franco, igual estuve llena de dudas todo éste tiempo. Ahora mejor dediquémonos a disfrutar y a revivir esos sentimientos que teníamos.

-Tienes razón, pero mejor dejémoslo para mañana que estoy cansado, viejo y aun me falta un poco mas de tiempo durmiendo, y ya no soy el mismo de antes con respecto a dormir pocas horas. Igual muchas gracias, te amo demasiado, soy hoy el hombre más feliz del mundo, no sabes cuanto tiempo esperé por este día.

 

Ambos habían terminado una relación muy larga cuando eran jóvenes, dijeron amarse, se dedicaron el tiempo cien por ciento el uno al otro, tenían planes de futuro y de familia. Pero un día todo terminó, problemas que se fueron acrecentando, ella no fue capaz de volver, él solo juró esperarla por siempre. En esa época ella tenía 19 y él 20, eran jóvenes, pero él ya estaba seguro de lo que quería, de a quién quería. Ahora luego de 65 años, ella vuelve a su lado, esperando encontrar todo lo que él le había prometido, esa promesa de soltería por siempre, de estar esperándola y de amarla solo a ella por siempre.

Al otro día, ella despertó primero que él, se recostó en su pecho y veía la sonrisa dibujada en su rostro, ella también estaba sonriente, recordaba esos momentos de su juventud cuando dormía junto a él.

Lo sacudió para que se despertara y eso no ocurrió, le dio un beso para que despertara y eso no ocurrió, le hizo cosquillas en los pies y tampoco despertaba, puso su oído sobre el pecho y no escuchó su corazón palpitar. Una lágrima corrió por su rostro, se recostó en su pecho a llorar, a desahogarse, luego empezó a sonreír y recordó lo que él le dijo: “el día que tu vuelvas seré feliz y ya podré morir tranquilo.”

9 comentarios:

CeLeS! dijo...

Que historia Juanse! Un profesor en la escuela al cual le tenía mucho aprecio una vez nos dijo que era muy serio jurar amor eterno. Eso me marcó, aunq no dejo de creer q pueda ser así.



Con respecto a tu comentario en mi blog, no es que me quiera convertir en fantasma jaja, la verdad a veces dan ganas, pero no. Lo que hago es asociar las fotos que saco a alguna frase de canciones que me gustan. A veces incluso la foto sale a partir de esa frase. A veces tiene q ver con mi estado de ánimo, a veces no.
Por lo que lei en tus comentarios sos de escuchar bandas argentinas, asique si te dan ganas podes escuchar Massacre (de ahi sale la frase del fantasma.


Bueno, me fui de tema :P
Seguí escribiendo que vuelvo a leerte!

luifergarca dijo...

Muy brutal parce! con ese tipo de finales que me encantan!! y despues de una época en la que me pregunté que pasaría con esos amores que tienen que volver con el tiempo.
..creo que omitiria un poco la explicación de lo que les pasó en la juvend pero bueee..asi sos vos

CROMOSOME dijo...

Hay veces en que la quimera; mentira o falsa intuición, no lo es en un cien por ciento. Aquí vemos una pareja predicha, que se separaron... para así, luego de sesenticinco años hacer renacer el amor, pero también hacer renacer una agonía que perduró en íntimo de aquél.

Saludos, buen texto.

Laurita!!! dijo...

Que historia mas bonita!!!!!... Es dificil sabes hasta que punto el amor es verdadero y en casos como esos no nos queda le menor duda de su existencia!!!...

rayuela dijo...

Y a veces es tarde para el regreso.
Qué bien armaste tu historia! Sus estructuras bien definidas, de las que yo siempre digo renegar, en tu relato me atraparon.
Bien por Juanse!
Te dejo un beso!

Caco dijo...

Hermosa historia, con toques de ingenuidad y pasión.

Saludos!

Elisa dijo...

Yo no creo en el amor eterno, tan platónico, que dure para siempre...ya dijo Bumbury que casi nunca las cosas duran para siempre. Pero te recomiendo el libro de Las travesuras de la niña mala de Mario Vargas Llosa.

Buen relato, un besazo

Beatriz Elena dijo...

Corazone demasiado linda la historia y como es obvio en esta época, la tristeza no se oculta. Por el interno te haría un par de observaciones y eso yo de atrevida, pero eso sí, sigue escribiendo lo haces muy bien y te ayuda a oxigenar el alma.

Ánimo pues pelado a jurarle a mor eterno a la felicidad, de resto...

ViiCkO- dijo...

Simplemente, se me puso la piel de gallina al leer tu texto... no solo este, sino todos.

Felicitaciones es poco, Juanse.

Aplausos para vos =)

.ViiCkO.